Finalista Florero

“En la vida ya pagas demasiadas comisiones”
BANKIA

El Premio Florero se otorga cada año a los anuncios que siguen utilizando a las mujeres (y cada vez más también a los hombres) como reclamos sexuales con la única finalidad de hacer más deseable el producto publicitado. Pero también a aquellos anuncios que muestran una visión estereotipada de las mujeres o que invisibilizan las tareas de cuidados que, mayoritariamente, son llevadas a cabo por ellas.


El finalista de la categoría FLORERO es la entidad financiera Bankia, por el anuncio “En la vida ya pagas demasiadas comisiones”, en el que se banaliza la falta de implicación de los hombres en las tareas de cuidados, a la vez que favorece una imagen de la mujer excesivamente preocupada por los mitos del amor romántico y por el mantenimiento de la dependencia.

anunciobankia

img_20160226_123210

La campaña publicitaria de Bankia “En la vida ya pagas demasiadas comisiones” compone un conjunto de historias en cada una de las cuales una persona aparece “pagando una deuda” a otra. Por ejemplo, se muestra una pareja heterosexual en el ballet, el hombre bostezando, y una frase en pantalla explica que “se olvidó de su aniversario”.

La forma de contraer las deudas por los hombres que aparecen en los anuncios (no visitar a su abuela durante semanas, olvidar su aniversario, perder la alianza, viajar al mundial) banaliza la falta de implicación de ellos en las tareas de cuidados y, en concreto, en el cuidado de la relación de pareja. A la vez, favorece una imagen de la mujer excesivamente preocupada por los mitos del amor romántico y por el mantenimiento de la dependencia y falta de libertad en la pareja. Por otro lado, la manera de “pagar” la deuda es también un reflejo de los estereotipos sexistas: ellos tienen que ir con ellas al ballet, bailar con ellas, ir de compras, pasearle al perro (que probablemente vive con ambos, pero él no se hace cargo de su cuidado, y que lleva un lazo rosa); ella paga su deuda yendo a un combate de boxeo. De esta manera, se niega a los hombres el disfrute por actividades artísticas y de cuidado que impliquen sensibilidad considerada “femenina” y a las mujeres por actividades que conlleven acción o fortaleza.

Un detalle especialmente destacable es que, después de mostrar faltas de los hombres que tienen una implicación en los afectos y en el mantenimiento de la vida, el único ejemplo en el que la deudora es una mujer el motivo de la deuda es haber rayado el coche, mucho más banal en comparación y de nuevo un terrible estereotipo.

Otro aspecto que muestra el anuncio es el desprecio hacia la vejez, en la escena en la que aparece un chico joven en una mesa de ancianas jugando a las cartas. La frase dice “No fue a verla (a su abuela) durante semanas” y el chico parece disimular su aburrimiento y vergüenza por pasar tiempo con ella y sus amigas. Según esta escena, las personas mayores no tienen nada que ofrecer, desde una perspectiva neoliberal en la que las vidas “no productivas” carecen de valor.

En la imagen de campaña publicitaria (que ocupó las fachadas de sucursales de Bankia) aparece un hombre en una tienda de ropa, “castigado” a ir de compras por haber ido a una despedida de soltero. En contraste, la mujer aparece atada por sus hijos por trabajar demasiado. Es llamativo cómo a ella se le castiga por su trabajo, porque se da una naturalización de su responsabilidad de pasar tiempo cuidando de sus hijos e hijas. Se está potenciando un sistema patriarcal de reparto del trabajo en el que el trabajo doméstico se le da por hecho a la mujer, mientras que del hombre solo se requiere en ocasiones especiales como un aniversario o la función de fin de curso de su hija. A esto se suma lo violento de la imagen de la mujer atada en una silla. Aunque el pequeño texto explique que ha sido atada por sus hijos, parece un reflejo bastante fuerte de la dominación del cuerpo de las mujeres en la cultura patriarcal, empleando la violencia cuando el resto de herramientas fallan.

El tono humorístico de la campaña disimula la gravedad del efecto de los mensajes sexistas en una sociedad de por sí injusta con las mujeres.

La entidad bancaria Bankia ha protagonizado decenas de titulares y portadas durante los últimos años de la llamada “crisis económica” por sus numerosas implicaciones en fraudes, tramas de corrupción y estafas.

Empezando por el llamado “Caso Bankia”, en el que hay 33 imputados, continuando por la estafa de las preferentes, que afectó a 700.000 ciudadanos y el lastre económico que supuso su rescate, que actualmente se cifra en 46.000 millones de euros (más del doble de la cifra de 22.000 millones que se nos dio a los ciudadanos en su momento). El carácter antidemocrático de este rescate, además de la negativa a nacionalizar esta entidad a consecuencia del mismo, se suma a la consecuente imposición de medidas de austeridad por Europa que recortaron enormemente los derechos sociales del Estado Español.

Además, este banco lidera la inversión en industria armamentística, que se cifra en más de 300 millones de euros.

En contraste con su campaña publicitaria y con la realidad de su forma de operar en los últimos años, el código ético de Bankia, publicado y publicitado en su página web, trata de hacer un lavado de imagen difícilmente creíble.

Bajo los valores de “Respeto a las personas”, “Igualdad de oportunidades y no discriminación”, “Integridad”, “Conciliación de la vida profesional y personal” y “Desarrollo sostenible” esgrime una imagen de equidad y limpieza que contrasta enormemente con los valores reflejados en sus acciones.

Frente al machismo que demuestran con su campaña, su código ético dice literalmente que “Grupo Bankia promoverá la igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo y en la promoción profesional, evitando en todo momento las situaciones de discriminación o desigualdad por razón de nacimiento, sexo, raza, condición social o sexual, estado civil, religión, afiliación sindical o cualquier otra circunstancia personal o social”.

La banca convencional muestra una enorme hipocresía, siendo actores cruciales en los ejes de desigualdad del planeta (no sólo en el de género) y empleando valores como estos para realizar un lavado de cara que parece suficiente para convencer a una parte importante de la ciudadanía, aunque cada vez menos.

 

«««««««« VOLVER INICIO


Anuncios

2 comentarios to “Finalista Florero”

  1. Manuel Says:

    Os dejáis el Ere, en elvque Bankia ha despedido sin escrúpulos a trabajadores maduros, embarazadas, madres de baja maternidad, etc.
    7.000 despidos previo soborno a sindicatos e incumpliendo los acuerdos firmados.
    BankiaIncumpleERE

  2. Manuel Ameller Reurer Says:

    Bankia, además de hacer mala publicidad, es la empresa que más ha mentido, engañado y estafado.
    Bankia ha hecho mucho daño a muchas personas.
    BankiaIncumpleEre y soborna sindicatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: